martes, 8 de octubre de 2013

La era de las interfaces aéreas

Desde hace un tiempo vemos cómo las interfaces empiezan a alejarse del mouse, el teclado y últimamente las pantallas.

Mientras que todavía estamos tratando de optimizar al máximo las interfaces táctiles, seguimos teniendo montones de casos en los que lo ideal sería no tener que tocar la pantalla u otro dispositivo. Por ejemplo, en situaciones en las que estamos a cierta distancia de la computadora, o cuando tenemos las manos ocupadas en otras cosa, o sucias (cocinando, reparando un auto, o en medio de una cirugía, por ejemplo).

Kinect

Primero fue Xbox y su accesorio Kinect, uno de los desarrollos más revolucionarios salidos de Microsoft últimamente, que aunque arrancó más orientado al mercado de juegos, pronto agregó una edición para Windows, con su correspondiente SDK, abriendo el dispositivo a lo que que nuestras mentes quieran hackear.

Kinect utiliza una combinación de sensores y un láser infrarrojo que brinda datos de posicionamiento de objetos en 3D. Básicamente, tiene cámaras HD normales e infrarrojas, con lo que consigue no solamente una imagen plana, sino información de distancia. A esto se le suma una serie de micrófonos y una buena cantidad de software.

El SDK para Windows tiene un par de maneras principales de programar: la primera es manipulando los datos en crudo, con el nivel de complejidad que implica, y la segunda es usando un API de más alto nivel que básicamente rastrea posiciones del esqueleto de hasta dos personas simultáneamente. De esta manera se puede programar a más alto nivel, siguiendo el posicionamiento de manos, cabeza, rodillas, etc. Kinect no es muy fuerte aún en reconocimiento de dedos individuales, ni está pensado inicialmente para estar a corta distancia.

 

Leap Motion

Más recientemente se agregó a la partida Leap Motion, un dispositivo mínimo (ver foto), más chico que un teléfono convencional, tal vez un poco más alto. Se conecta por USB a una PC o Mac, y debe ubicarse entre nosotros y el teclado o el trackpad, básicamente bajo el área donde vamos a mover las manos.

La cajita contiene dos cámaras infrarrojas monocromáticas en conjunto con tres LEDs infrarrojos para lograr unos 300 cuadros por segundo a una resolución altísima, y es procesada por software propietario en el mismo dispositivo para proporcionar información de posicionamiento de los dedos muy detallada. Incluso permite detectar cosas como un lápiz en nuestra mano, y utilizarlo para dibujar sin necesidad de tocar la pantalla.

Leap Motion también provee un SDK con lo que pueden desarrollarse aplicaciones que exploten todo es potencial, que en principio es mucho mayor para aplicaciones de precisión, y como medio de interactuar con nuestra computadoras personales.

 

Flutter

Y ahora llega Flutter, recientemente adquirido por Google, y disponible para OS X y Windows, con la particularidad de que no requiere ningún dispositivo externo. Solamente utiliza la cámara incorporada en las notebooks, y detecta (por ahora) unos pocos gestos, orientados en principio a controlar reproductores de media como iTunes, VLC y unos cuantos más que van sumándose, incluyendo ahora algunos sitios como Grooveshark o YouTube, utilizando una extensión de Chrome.

Los gestos que reconoce por ahora son mano abierta para detener o continuar, pulgar a un lado o a otro para ir al track siguiente o al anterior, pero prometen algunos más.

Lo que todavía no está anunciado es un SDK o API para programar sobre el análisis que ellos ya realizan sobre la imagen, pero ahora que Google ha tomado el control, no cuesta mucho pensar en que se integre como funcionalidad básica de Chrome, y porque no, se abra a más usos.

 

Finalmente, para mi lo que queda esperar es más sensores del estilo de Leap Motion integrados directamente en una próxima generación de notebooks, tabletas y teléfonos (hay algunos de Smasung que reconocen ya algunos gestos básicos sin tocar la pantalla) y sobre todo, la aparición de capas de software que realicen la mayor parte de las transformaciones matemáticas necesarias para que podamos luego programar a más alto nivel.